IMPRESIONANTE. EN TODO MOMENTO.

El dinamismo de conducción del BMW X6.

El llamativo diseño del BMW X6 es realmente inconfundible. Sin embargo, en última instancia, un factor concreto es absolutamente crucial: ¿Qué se siente con este motor? El bastidor del BMW X6 sienta nuevos precedentes. Y BMW xDrive garantiza una tracción excepcional, con independencia del clima o la superficie de la carretera. Se acompaña de una excelente estabilidad direccional y una agilidad asombrosa. Entre las opciones se incluyen los paquetes de suspensión adaptativa y la dirección activa, para potenciar aún más el placer de conducir.

IMPRESIONANTE. EN TODO MOMENTO.El dinamismo de conducción del BMW X6.

El llamativo diseño del BMW X6 es realmente inconfundible. Sin embargo, en última instancia, un factor concreto es absolutamente crucial: ¿Qué se siente con este motor? El bastidor del BMW X6 sienta nuevos precedentes. Y BMW xDrive garantiza una tracción excepcional, con independencia del clima o la superficie de la carretera. Se acompaña de una excelente estabilidad direccional y una agilidad asombrosa. Entre las opciones se incluyen los paquetes de suspensión adaptativa y la dirección activa, para potenciar aún más el placer de conducir.

Conoce más

MÁXIMA: EL MÁXIMO.

Descubre el diseño y el dinamismo de conducción del BMW X6.

Conoce más

MÁXIMA: EL MÁXIMO.

BMW xDRIVE.

El sistema inteligente de tracción a cuatro ruedas BMW xDrive se adapta a la perfección incluso a las superficies más exigentes, garantizando una tracción excepcional en todo momento.

Con los sistemas xDrive y Dynamic Stability Control (DSC), el BMW X6 cuenta con una dirección estable que le permite mantener el rumbo. Los tiempos de respuesta en milésimas de segundo permiten que el sistema xDrive distribuya flexiblemente el poder de tracción entre los dos ejes para un agarre óptimo. De esta manera, el sistema xDrive combina las ventajas de la tracción total (tracción, dirección estable y seguridad) con la agilidad clásica de BMW.

  • xDrive status

CHASIS.

El chasis está especialmente hecho a la medida del BMW X6 e impresiona por excelente su agarre, su perfecto manejo y su agilidad excepcional. Al mismo tiempo, garantiza la máxima comodidad en todo momento.

Con los modos Comfort, Sport y Sport+, el sistema Dynamic Damper Control permite que las características de manejo se ajusten de manera individual. La amplia distancia del eje trasero de cinco brazos del BMW X6 permite agarrar las curvas a gran velocidad con el mínimo movimiento corporal.

El sistema Dynamic Damper Control ajusta las características de amortiguación para adaptarse a la situación de manejo individual, asegura un trayecto excepcionalmente suave e impulsa el dinamismo de conducción. Junto con la configuración de serie Comfort, que minimiza los movimientos molestos del vehículo, hay otros dos programas disponibles: los modos Sport y Sport+. Automáticamente proporcionan al vehículo las características para una mayor absorción de impacto y garantizan que la diversión de conducir sea aun más deportiva.

PAQUETES DE SUSPENSIÓN ADAPTABLE.

Adapte el chasis de su BMW X6 a su propio gusto. Un total de cuatro versiones diferentes están disponibles para su elección.

  • Comfort
  • Dynamic
  • Professional
  • Suspensión M adaptativa

DIRECCIÓN ACTIVA.

La nueva dimension de una dirección cómoda: la dirección activa ofrece precisión, agilidad y comodida en cada situación de manejo, como al manejar en zonas urbanas, estacionarse o manejar en curvas pronunciadas.

El conductor puede manipular el vehículo con tan solo girar un poco el volante, en vez de tener que maniobrar con dificultad, lo que mejora notablemente la agilidad del BMW X6 y hace más fácil estacionar el vehículo.

Para un mayor control en el rango de velocidad superior (de unos 120 a 140 km/h, dependiendo del modelo y la calibración), la dirección activa ejerce un efecto indirecto mayor en la dirección. Como resultado, la dirección activa reduce el grado al que giran las ruedas. La ventaja: al poder hacer giros más grandes con el volante, el conductor puede controlar las ruedas con más precisión, aumentando así la estabilidad y la comididad.

La dirección activa también interviene para dar apoyo al conductor en situaciones críticas como al girar demasiado el volante o al frenar en diferentes superficies, al amortiguar los movimientos de derrape, por ejemplo, respodiendo rápidamente.